viernes, 28 de diciembre de 2007

La lista de espera y el desamor


Cruz de navajas (Mecano)

Sucedió que no me operé el pasado día 26. Tuve dudas de última hora y renuncié hasta obtener una segunda opinión.

Una vez realizada esta segunda consulta, se determinó, nuevamente, que lo procedente seguía siendo la intervención quirúrgica del hombro.

Así se lo hemos hecho saber al hospital Virgen del Rocío y de este modo he pasado a estar en la lista de espera para ser llamado a ingresar.

Esta es la razón por la que sigo aquí, escribiendo con la mano zurda, izquierda o siniestra, como prefiráis llamarla.

Me apetece contar lo que nos ocurrió ayer en la sala de espera de urgencias de traumatología, cuando me ratifiqué en la decisión de operarme.

Estábamos en la sala Mercedes, un servidor y un chico de unos treinta y tantos, con evidentes síntomas de nerviosismo.

Se levantaba a cada momento protestando porque llevaba allí un rato y no le llamaban.

Le tranquilizamos como pudimos y nos contó que le tenían que escayolar la mano porque se la había fracturado en su casa al dar un gran puñetazo en la puerta.

Se acababa de enterar que su esposa le era infiel desde hace un año. Que lo había descubierto al encontrarle en el bolsillo de su abrigo la factura del hotel donde había pasado una noche con su amante. Una factura de mas de 200 euros.

Resulta que ella trabaja en un bar "poniendo tostadas" y que su amante es el compañero que "sirve los cafés" .

Nos dijo que el porrazo en la puerta lo dio a la vez que clavaba un cuchillo en la misma con la otra mano. Toda la escena delante de su hijo de 9 años que corría llorando de las piernas del padre a los brazos de la madre.

Acto seguido, nuestro hombre, terriblemente dolido, se encaminó al domicilio del amante y le contó lo sucedido a la esposa de aquél, en presencia de sus hijos que ignoraban los hechos. El hijo mayor, de 25 años, juraba que mataría al padre cuando lo viese.

Luego se fue al bar, a ver a su rival para que le diese mas datos de la verdad. Éste le confirmó que llevaban mas de un año.

Cuando el humillado le planteó al encargado de las dos palancas de la maquina de café, que se tendría que llevar a su mujer para evitar la imposible convivencia, ya que él había decidido quedarse a vivir en su casa , el amante le solicitó dos o tres meses para organizarse.

Así que, aunque parezca kafkiano, continúan viviendo en la misma casa, mientras gestionan el divorcio.

Nos contó que llevaban 20 años casados, que tenían tres hijos, la mayor de 19, empelada en un Mcdonnal, uno de 15 y el menor de 9 años.

Que se casaron cuando ella tenía 14 años y el 17.

Que llevaba varios días sin dormir ni comer, desde que descubrió la infidelidad.

Le pesaba que su mujer ni siquiera le hubiese pedido perdón al descubrirla. Que, de haberlo hecho, posiblemente la hubiese perdonado.

Recordaba con amargura como hace años habían acordado, como muchas parejas, que si alguna vez se enamoraban de otra persona que lo hablarían, antes que engañarse. Pero no había sucedido así y eso le dolía en el alma.

Mercedes y yo le aconsejamos como mejor pudimos. Que olvidase la violencia. Que se comportase serenamente. Que el dolor intenso lo llevase por dentro. Que procurase ser un digno ejemplo para sus hijos. Que confiase en que la vida, dentro de poco, le tendría reservada una nueva vida feliz junto a otro nuevo amor. En fin, poco mas.

Lo llamaron a la sala de curas y al poco, a mí. Mientras me extraían sangre para la posible operación, me gastó la broma de lo grande que era la aguja que me iban a clavar, ya que me había oído confesar a la enfermera mi pánico a las extracciones.

Mercedes salió a darle ánimos -con el brazo derecho ya escayolado- y él le correspondió agradeciendole que eramos las primeras personas con las que podía hablar de lo que le había sucedido.

Y eso es todo, amigos. Sería muy interesante conocer vuestros comentarios sobre el asunto.

Porque la verdad es que Mercedes y yo, sólo acertamos a mirarnos y resoplar.

10 comentarios:

Maria dijo...

Con esto de los preparativos navideños no había leído lo de tu accidente. Cuanto lo siento, espero que todo vaya bien y te arreglen esa mecánica para que puedas seguir contandonos cosas con las dos manos.

La historia del desamor es tremenda, se percibe el dolor de ese hombre al sentirse traicionado, pero en conciencia me siento mal por los hijos que presenciaron toda esa ira descontrolada, aunque la comprenda.

Feliz año nuevo, ya que el viejo se te ha terminado con algunos disgustillos espero que el nuevo no traiga más sobresaltos.

Escépticon dijo...

¡¡¡OFUNQUILLO!!!

inpac dijo...

escépticón me ha quitado el pensamiento de la cabeza, OFUNQUILLO ( bis)...

Pues, complicado opinar sobre el tema, ya ves...Eso es lo que tiene casarse con alguien de 14, a los 16...solo se me ocurre que "Quien con niños se acuesta...".

En fin...la violencia es incomprensible, pero en este caso, lo mismo a mí me tienen que escayolar los dos brazos...

Saludos...

Y arriba ese ánimo, que de esta semana no pasamos ya sin que empiece tú rehabilitación...

Esa revancha me la pienso cobrar!!

Besitos..

Sara dijo...

hola!
yo no te conozco, he llegao aqui por el blog de lucia etxebarria.

que te recuperes pronto!

he leído la historia del desamor y ahora mismo pues estoy agobiada. tengo 24 años y descubrí que mi padre le era infiel a mi madre. he intentado convencerle para que él se lo confiese a ella, pero me lo niega todo y no me hace caso. sigo creyendo que es él quien debe dar la cara, en vez de ir yo a contarle todo a mi madre. hace ya un año y medio desde que lo descubrí y las cosas siguen igual.
me agobia pensar que hacer porque no quiero que nadie sufra, pero estas cosas son así... a la gente que he pedido consejo me han dicho que no haga nada, que no es mi vida, que si yo me he dado cuenta, mi madre también pero no lo quiere ver...
no sé qué hacer, estoy muy preocupada y leer esto me ha recordado todo.

mi opinión es que siento muchisima pena por lo de ese hombre, y angustia de que hacer sufrir a alguien parezca tan fácil y tan gratuíto, no sé, dice que ella ni siquiera le dijo que sentía haberle hecho daño...
en fin, estoy toda emparanoiada con este tema y acabo contando mi vida a cualquiera que no me conozca :S

saludos y feliz año nuevo!

anima-sergio dijo...

Jope que historia.

La verdad es que es bonito haya gente en el mundo que sepa escuchar a los demás.

Ernesto Allende Cafrune dijo...

Sara, en primer lugar, bienvenida y muchas gracias por tu comentario y por tus buenos deseos.

Me gustaría, si me lo permites, hacer una reflexión sobre lo que comentas con el simple ánimo de poder serte útil.

Me parece muy lógico que te sientas agobiada y muy preocupada.

Debe ser muy doloroso convivir con una cuestión de esa índole durante mas de año y medio.

Máxime, cuando te debates ante la duda de contárselo o no a tu madre.

Mi opinión, sujeta a error, sin conocer mas datos ( si tu madre trabaja, si tienes mas hermanos, si tenéis un ámbito familiar sólido en el que apoyaros - abuelos, tios..- etc) es que siempre será mejor decir la verdad, sopesando el momento y las formas de hacerlo.

Hay que elegir momentos serenos y contar con la madurez mental de tu madre, su fortaleza, su capacidad de seguir adelante, etc

Pero, salvo otras razones de fuerza mayor, la verdad debe siempre abrirse paso, causando los menores daños colaterales posibles.

Sara, te deseo mucha suerte y lo mejor para tí y tu familia en el próximo 2008.

Recibe un fuerte abrazo.

Iokikn dijo...

Amigo Ernesto: recupérate pronto. A ver si el año nuevo te trae alegrías, dichas y felicidad a tí y los tuyos.
La verdad. Tu historia no es tan terrible (la que nos cuentas) al menos no ha terminado en un acto de vilencia más, de esos que leemos todos los días desgraciadamente. Es mejor que le escayolen a uno la mano, que tener que soportar toda la vida un remordimiento, una mancha en el alma, y - por otro lado - que te sesguen la vida. El único regalo que se nos dá, y que tan poco preciamos.
Feliz año, de corazón.

Sara dijo...

muchas gracias por interesarte y darme tu opinión, la tendré en cuenta junto con las demás para ver qué acabo haciendo.

saludos y que seas feliz !!

Anónimo dijo...

LLevo pocos meses casada y la verdad no me gustaria verme implicada en un tema de infidelidad.Se duele suele decir ke nadie esta libre de pecado pero yo pongo la mano en el fuego por mi marido,pienso ke cuando eso pasa es por ke los cimientos de esa relacion no eran muy solidos y era un barco a punto de undirse.El dolor del alma es un dolor ke te mata por dentro y a ese pobre hombre le han ofendido y mancillado su honor,en casos asi nunca se sabe como se puede actuar, no nos olvidemos ke somos animales racionales pero animales,por lo menos le dio por ser agresivo consigo mismo parece ke ya es un paso, ke no salga en las noticias claro.Ernesto un pollo y gordito te keren taco besitos

inpac dijo...

Sólo dar las gracias a Dios y a los médicos que te han operado AMIGO. Un abrazo muy grande y esperamos tú pronta recuperación, hoy ha sido el paso más importante salir de ese quirófano contándonos un chiste.

Un besazo a tí Mercedes, Antonio, Sonia y sobre todo a tí Fernando, por ser valiente y coger al toro por los cuernos!..

Por cierto, lo de la Wii quedá pendiente, pero antes reposa ese brazo que tiene que quedar perfecto.

Esta noche dormiremos todos mucho más tranquilos sabiendo que TODO SALIÓ BIEN...

Besitos mil!!

HASTA SIEMPRE

LA DIGNIDAD

ZAMBA DE MI ESPERANZA - Jorge Cafrune -

ERNESTO

ERNESTO
Ernesto Guevara de la Serna

ALLENDE

ALLENDE
Salvador Allende Gossens

CAFRUNE

CAFRUNE
Jorge Cafrune Herrera
En 1977, eran tiempos difíciles para Argentina. El gobierno estaba en manos de la dictadura militar.

A diferencia de otros artistas comprometidos, que se exiliaron cuando comenzaron las amenazas y las prohibiciones, Cafrune decidió quedarse y seguir haciendo lo que mejor sabía hacer: cantar y opinar cantando y haciendo.

Fue así que en el festival de Cosquín de enero de 1978 cuando su público le pidió una canción que estaba prohibida, Zamba de mi esperanza, entonces Jorge Cafrune tocó el tema argumentando que "aunque no está en el repertorio autorizado, si mi pueblo me la pide, la voy a cantar".

Según testimonios que se consignan en el Nunca más, eso ya fue demasiado para los militares, y en un campo de concentración de Córdoba ,el Teniente Coronel Carlos Enrique Villanueva opinó que “había que matarlo para prevenir a los otros”.

El 31 de enero de ese año. A modo de homenaje a José de San Martín , Cafrune emprendió ese día una travesía a caballo que lo llevaría a Yapeyú , lugar de nacimiento del libertador.

Esa noche, a poco de salir, fue embestido a la altura de Benavidez por una camioneta conducida por un joven de 19 años, Héctor Emilio Díaz.

Jorge Cafrune falleció ese mismo día a la medianoche, pero el hecho nunca fue esclarecido y para la justicia quedó sólo como un accidente.