sábado, 17 de enero de 2009

Mali ¿Queremos? Podemos. (y II)


Mali-BTT

Antes de comenzar, entonemos los gritos de rigor:

-Nada de esto es posible.

-Las cosas siempre serán como ahora.

-Es una utopia. Pretender cosas así es propio de ingenuos iluminados.

-Además, se aburre a las ovejas

Ahora podemos continuar.

No lo dejo, no. Porque alguien tendrá que decirlo.

No es suficiente quejarse y lanzar palabras al viento, buenos deseos.

Hay que dar un paso mas. Como mínimo, señalar el camino que todos vemos con nitidez .

Sin resignarse a que las cosas sucedan dentro de 100, 200...1000 años.

Aunque acelerar el paso cansino de los paquidermos resulte agotador.

Hay que espolearlos.

Por ejemplo Mali. Si, en Mali se podría llevar a cabo la experiencia piloto de la "operación recate" (gracias a María por la idea).

Aquí en wikipedia tenéis todos los datos del país.

Decía en el post anterior que en occidente las grandes empresas están sin trabajo y por ende, los trabajadores, las personas, lo mas importante.

Y la clase de empresas que menos trabajo tienen son las constructoras.

Pues en África, en este caso en Malí, hay trabajo para ellas. Todo el que se quiera y mas.

Y existe una mínima democracia. Hasta 1992 no llegó, siendo elegido Alpha Oumar Konare.

Después de su reelección en 1997, prosiguió con las reformas políticas y económicas y la lucha contra la corrupción.

Al término de su segundo mandato, límite constitucional para un presidente, fue sucedido en 2002 porAmadou Toumami Toré.

¿Por qué hasta hace poco las empresas constructoras no iban a trabajar allí?

Muy sencillo: por la inestabilidad de los gobiernos y sobre todo por la insolvencia del país. Su falta de pago.

Ahí es donde se debe intervenir para que se realicen las obras: asegurando el cobro a las empresas occidentales.

Mecanismo de actuación:

1.- Programa de colaboración con el gobierno de Mali, realizando las obras de mayor interés.

Decidiendo los gobiernos occidentales, junto con el de Mali, el tipo de obras, las prioridades, etc.

Las primeras obras serían las que afectan al agua, las comunicaciones (carreteras, ferrocarriles) y las viviendas.

Al mismo tiempo la generación de energías no contaminantes ( solar, eólica, hidráulica, etc)

Todo ello supervisado por los gobiernos occidentales bajo los parámetros democráticos de inspección, auditorías, etc.

2.- La forma de proceder sería sacando a concurso público Mali estas grandes obras.

La elaboración de los pliegos de condiciones y las prescripciones técnicas serían bajo la dirección de los gobiernos occidentales.

3.- Los gobiernos occidentales actuarían como avalistas en el pago de estas adjudicaciones.

El obligado al pago sería Mali. Una de las formas de ayudarle a pagar sería mediante la compra de la energía excedente que produjesen.

También con la compra de su producción de algodón y de los productos agrícolas que se generasen con las obras hidráulicas (presas, aprovechamiento del Senegal, Niger, etc) así como de las industrias agrarias de transformación.

No es una cuestión baladí. Es un hecho objetivo la escasez mundial de producción de alimentos en los últimos años.

Teniendo en cuenta que su población es de 12 millones de habitantes y su extensión tres veces la de España (aunque dos tercios lo compongan el desierto del Sahara), no parece tarea imposible conseguir que sus habitantes alcancen el umbral de una vida digna, adecuada a seres humanos del siglo XXI.

¿Es tan descabellado este germen de anteproyecto de borrador ?

Una vez mas, posiblemente.

7 comentarios:

wallace97 dijo...

Ernesto, sin entonar ningún grito, veo que hablas de supervisión por parte de los gobiernos occidentales, de inspecciones y auditorías, y yo me pregunto: ¿no te chirrían esos términos, especialmente a ti? ¿No tendríamos primero que desbrozar la tierra y arrancar las raíces de las malas hierbas? ¿No habría primero que invertir en mentalización de las generaciones nuevas, todavía vírgenes? Y para esto, ¿no tendríamos primero que ver TODOS cómo funciona la realidad de los mecanismos socio-político-económicos? Y para esto último, ¿no tendríamos que estudiar la manera de conseguir desconectarnos de los mass media, puesto que son los auténticos artífices de la ceguera comunitaria?

No sé, pero me da la sensación de que en efecto, hay primero que dar marcha atrás para retomar el buen camino.

Ernesto dijo...

Wallace97

Es que yo creo que podrían existir un buen gobierno, una auditoría decente y una inspección no corrupta.

Ahora tenemos todo lo contrario, pero dar marcha atrás para retomar el camino no sé a que punto nos lleva.

¿Cómo damos marcha atrás a la historia?

Un abrazo.

wallace97 dijo...

Ernesto, ahí está la clave. Como es imposible retroceder en el tiempo y cambiar la historia, no es posible diseñar algo bueno basado y en mecanismos y controles actuales, que son malos de hecho. De ahí que la marcha atrás se pueda conseguir figuradamente pero con efectos reales sólo si diseñamos algo bueno basado en principios buenos y controlados por todos, definidos hoy para poner en marcha en un plazo de tiempo suficientemente largo como para que los controladores actuales pierdan el miedo a ser puestos en evidencia y a perder el control, cosa que impedirían porque para eso son los que controlan.

Entre otras cosas, sólo para conseguir una comprensión de la realidad actual y una mínima mentalización de todos para un nuevo orden, cosa imprescindible, se necesitaría ya una buena cantidad de años.

Ernesto dijo...

wallace97

No se me ocurre diseñar algo nuevo basado en principios buenos, si no es arrancando de cosas preexistentes.

Conservando lo bueno y evitando lo malo.

Es importante lo que dices sobre la imposibilidad de salvar el miedo de los controladores actuales.

Estoy de acuerdo en que para una comprensión de la realidad actual y una mentalización para un nuevo orden serían necesarios muchos años.

Por cierto, José Luis Sampedro acaba de escribir un libro -La Senda del Drago- en el que predice que estamos a punto de que una era desaparezca. Le llama la decadencia de Occidente.

Algo parecido a lo que le sucedió al imperio romano.

Me acordé de ti al leer la reseña del libro.

Este es uno de los enlaces en los que se comenta:

http://www.noticiasdealava.com/ediciones/2006/03/21/mirarte/cultura/d21cul60.327315.php

Un abrazo.

Ernesto dijo...

wallace97

Perdona, me confundí con la fecha del libro. No es tan reciente,es del año 2006.

Saludos.

wallace97 dijo...

Ernesto, se trataría, efectivamente, de arrancar de cosas preexistentes, o sea de la experiencia, analizando los efectos y detectando las causas. Ahora bien, como en esa detección de causas inmediatamente aflora todo el entramado de corrupciones, y dado que sus autores y beneficiarios son los únicos controladores del sistema, es claro que no van a consentir ni el más mínimo movimiento. De ahí que la única manera sería el diseño con periodo de cadencia de unos treinta años, que por otra parte sería el tiempo necesario también para la comprensión y mentalización, además del desarrollo.

Gracias por el enlace, ya lo he visto. Es muy gratificante observar cómo todas las personas que abren los ojos sin fines epeculativos, sólo observadores y con el único interés de tratar de medir con la máxima objetividad posible -que se puede-, llegan a idénticas conclusiones.

Ernesto dijo...

walace97

Entiendo y tienes razón.

Lo he vivido personalmente.

Cada vez que nace un germen de algo, por mínimo que sea, los controladores saben desactivarlo inmediatamente.

Pero me cuesta resignarme a un periodo tan largo.

30 años es como una imagen de una condena.

Sampedro viene diciendo estas cosas desde hace mas de 30 años -como nosotros, supongo- y nadie le ha hecho nunca ningún caso.

Si es conocido, lo es por algún libro de ficción, ajeno a todo esto, como es el caso de "La sonrisa etrusca"

Un saludo.

HASTA SIEMPRE

LA DIGNIDAD

ZAMBA DE MI ESPERANZA - Jorge Cafrune -

ERNESTO

ERNESTO
Ernesto Guevara de la Serna

ALLENDE

ALLENDE
Salvador Allende Gossens

CAFRUNE

CAFRUNE
Jorge Cafrune Herrera
En 1977, eran tiempos difíciles para Argentina. El gobierno estaba en manos de la dictadura militar.

A diferencia de otros artistas comprometidos, que se exiliaron cuando comenzaron las amenazas y las prohibiciones, Cafrune decidió quedarse y seguir haciendo lo que mejor sabía hacer: cantar y opinar cantando y haciendo.

Fue así que en el festival de Cosquín de enero de 1978 cuando su público le pidió una canción que estaba prohibida, Zamba de mi esperanza, entonces Jorge Cafrune tocó el tema argumentando que "aunque no está en el repertorio autorizado, si mi pueblo me la pide, la voy a cantar".

Según testimonios que se consignan en el Nunca más, eso ya fue demasiado para los militares, y en un campo de concentración de Córdoba ,el Teniente Coronel Carlos Enrique Villanueva opinó que “había que matarlo para prevenir a los otros”.

El 31 de enero de ese año. A modo de homenaje a José de San Martín , Cafrune emprendió ese día una travesía a caballo que lo llevaría a Yapeyú , lugar de nacimiento del libertador.

Esa noche, a poco de salir, fue embestido a la altura de Benavidez por una camioneta conducida por un joven de 19 años, Héctor Emilio Díaz.

Jorge Cafrune falleció ese mismo día a la medianoche, pero el hecho nunca fue esclarecido y para la justicia quedó sólo como un accidente.