sábado, 24 de mayo de 2008

¿Somos?



Soy (Luis Pastor)

Es posible que casi siempre seamos la realidad incumplida de los sueños que tantas veces antes, cuando éramos los de entonces, soñábamos.

La canción que hoy acompaña a estas taciturnas palabras, pertenece al cantautor Luis Pastor. En ella, Luis dice : "Soy lo que fuimos ayer, soy lo que está por venir".

Y me pongo a pensar en ambas ideas : ¿ somos lo que fuimos ayer? ¿ somos lo que está por venir?

En cuanto a la primera cuestión, no lo tengo claro. Algunos no queremos olvidar lo que fuimos ayer. Es mas, hacemos un notable esfuerzo porque eso no ocurra nunca; olvidar nuestras raíces.

Otros, los mas, tienden a huir del pasado y dedican toda una vida a correr, tratando de alcanzar un tren que les lleve al día de su nacimiento, para una vez alli, reconstruirlo todo a su gusto.

Luego subir y bajar en las estaciones en las que siempre quisieron estar y nunca pudieron.

Empeño inútil: nunca se puede tomar ese tren.

Por mucha prisa que se den en ir a comprar el billete, siempre llegarán con la ventanilla cerrada.

Así, sólo podrán ver desde lejos, en el andén, a ese tren que siempre se marcha con un cierto aire de eterna indiferencia.

Respecto a la segunda idea, tampoco creo que seamos los que estamos por venir.

Cuando transitamos por esa incierta equidistancia de los extremos de la vida, algunos nos sentimos mas en lo que está por marcharse.

En el mejor de los casos, nos consideramos desde hace tiempo, personajes residentes en la estación de llegada, observando el ir y venir de los demás.

En fin, tomando café en la terraza de esa estación, uno reflexiona en lo que dice el escritor Ernesto Sabato: "la vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que despedirse".

Por cierto, hoy parece que ya no van a pasar mas trenes que traigan palabras para dejar aquí.

De modo que me despido y os deseo muy buenas tardes a todos, amigos y amigas.

Hasta la próxima.

4 comentarios:

RGAlmazán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
soto dijo...

Apreciado Ernesto:

Un tema muy,en nuestro subconciente el que propones,la verdad es que yo no se quien soy,toda es una incognita a despejar,a mi lo anterior lo tengo presente siempre,y, siempre la tortura del frascaso,cuando no hay motivos para ello,pues desde que nacemos ,nos vamos construyendo¿positivamente o negativamente?¿quien lo sabe?
Cuando más años tengo,el recuerdo de la infanciay de la adoslesciencia está ahí siempre presente¿porqué?Puede ser por que así somos los seres humanos.Los tiempos venideros,muchas veces vienen sensaciones,que nos dicen que esos tiempos venideros ya lo hemos vivido.
Saludos Cordiales
Pepe Cerdeira

Ernesto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ernesto Allende Cafrune dijo...

SOTO

Me alegra tu paso por esta casa.

Espero que tus tiempos venideros, sean o no de apariencia vivida, te traigan mucha felicidad.

Un afectuoso saludo.

HASTA SIEMPRE

LA DIGNIDAD

ZAMBA DE MI ESPERANZA - Jorge Cafrune -

ERNESTO

ERNESTO
Ernesto Guevara de la Serna

ALLENDE

ALLENDE
Salvador Allende Gossens

CAFRUNE

CAFRUNE
Jorge Cafrune Herrera
En 1977, eran tiempos difíciles para Argentina. El gobierno estaba en manos de la dictadura militar.

A diferencia de otros artistas comprometidos, que se exiliaron cuando comenzaron las amenazas y las prohibiciones, Cafrune decidió quedarse y seguir haciendo lo que mejor sabía hacer: cantar y opinar cantando y haciendo.

Fue así que en el festival de Cosquín de enero de 1978 cuando su público le pidió una canción que estaba prohibida, Zamba de mi esperanza, entonces Jorge Cafrune tocó el tema argumentando que "aunque no está en el repertorio autorizado, si mi pueblo me la pide, la voy a cantar".

Según testimonios que se consignan en el Nunca más, eso ya fue demasiado para los militares, y en un campo de concentración de Córdoba ,el Teniente Coronel Carlos Enrique Villanueva opinó que “había que matarlo para prevenir a los otros”.

El 31 de enero de ese año. A modo de homenaje a José de San Martín , Cafrune emprendió ese día una travesía a caballo que lo llevaría a Yapeyú , lugar de nacimiento del libertador.

Esa noche, a poco de salir, fue embestido a la altura de Benavidez por una camioneta conducida por un joven de 19 años, Héctor Emilio Díaz.

Jorge Cafrune falleció ese mismo día a la medianoche, pero el hecho nunca fue esclarecido y para la justicia quedó sólo como un accidente.